Hoy el titular era claro en todos los medios de comunicación, La Guerra Interna del PP está abierta y es despiadada, pues con un líder débil, y con una “Lideresa” impetuosa, ningún culo está seguro sobre su actual sillón.

Rajoy ha cometido el mismo error que en su momento cometió Borrell en el PSOE, querer mantener la vieja guardia con sus aspiraciones y rencillas, para intentar que el partido se mantuviera unido, sin traumas ni tensiones que den una imagen de debilidad o desunión. En lugar de tomar las riendas desde el primer día, cortar cabezas y renovarlo sacando todo el lastre, pues nadie es imprescindible, siempre hay sustitutos. Borrell fue devorado por el Aparato del Partido.

Al contrario que Rajoy y Borrell, ZP ha desarbolado el Aparto el PSOE, puede que se critique por ello, que le diga que se ha rodeado de gente de escaso peso político, pero lo cierto es que nadie le chista, los Bono, Ibarra, Borrell, Almunia, Vázquez, Chávez… todos han ido dejando sus respectivas responsabilidades, o cambiando a otras con menos peso, pero sin capacidad para haber frente a ZP, lo haga bien o mal.

Rajoy no cortó cuellos, no rodaron cabezas cuando cogió el mando el PP, ahora la suya es una de las que se tambalean:

Tiene a Esperanza y los suyos subidos a la chepa.
En los casos de corrupción no hace nada.
Se tira, el jefe de la posición y del actual según partido el país, seis meses sin una sola comparecencia pública, tipo rueda de prensa.
Cuando habla sólo es para anunciar el Apocalipsis o para tirar balones fueras saliéndose por la tangente, pero sin proponer nada de nada.

Rajoy con su indefinición y su inactividad está llevando al PP a un punto en el que o prescinden de él, o asumen que las elecciones de 2012 las tienen perdidas de antemano. Y la facción de Esperanza Aguirre no está dispuesta a que con el suculento chuletón que la crisis representa para darle sabrosos mordiscos a la gestión de ZP de cara a tener opciones para ganar las próximas elecciones, esto pase como la nada dada la escasa capacidad está demostrando el actual presidente, que no líder, del PP.

Antes de 2012 Rajoy estará contra las cuerdas y será elegido un nuevo presidente, como ya les pasó a Hernández Mancha y a Jorge Vestringe. Ahora la cuestión es saber quien llevará el timón de ese cambio, ¿Fraga, nuevamente? ¿Aznar? Pues, salvo cataclismo, la cara del cartel electoral será la de la “Lideresa”.

Un Saludo desde Murcia, Futuro Manantial Hispánico de Agua Desalada