Así lo dijo recientemente la ministra de asuntos exteriores de EEUU, en relación al acuerdo alcanzado entre Turquía, Brasil e Irán sobre el enriquecimiento de uranio para este último país. Por el que la nación persa podrá disponer de uranio enriquecido para usos civiles, sin potencia para empleo militar, que será enriquecido en el extranjero, posiblemente el Rusia a Francia, y que será sacado y vuelto a introducir en Irán a través de Turquía.

Este acuerdo deja en buen lugar a Irán ante su población, tendrán energía nuclear; muestra la capacidad negociadora y de influencia de Brasil en el contexto internacional; y relanza la imagen de los turcos antes el mundo árabe que los venían con cierto recelo. Pero no gusta a EEUU.

EEUU con tropas en Afganistán, Arabia Saudí, Irak, en el Índico y en algunas republicas ex soviéticas, curiosamente Irán está en el centro, ya tenía hecha su “Hoja de Ruta” para una nueva guerra-invasión, que si este acuerdo siegue por bueno camino se ve truncada pues se pierde la excusa de la amenaza nuclear. Con lo que les trastoca los planes, ya que hora debe buscar una nueva causa para llevar a efecto esa guerra, que la harán de eso no cabe duda solo es cuestión de tiempo y encontrar el momento, pues tantas tropas en esos contornos no se mantienen gratis y tienen un objetivo.

Pero la cuestión ya no es cuando atacará EEUU a Irán, sino de seguir Brasil con su ascenso en la escena internacional ¿Cuánto tardará EEUU en considerar a Brasil “una amenaza para su seguridad nacional” y comenzar abiertamente las hostilidades diplomáticas y las “sanciones” económicas?

Y en este caso ¿Cómo no sucumbirá Brasil a las injerencias de EEUU? ¿Hacía donde se dirigirán las relaciones entre estos dos países y en ese contexto como quedará Hispanoamérica entre ambos intereses?

Un Saludo desde Murcia, Futuro Manantial Hispánico de Agua Desalada