Hoy se inicia el juicio a Baltasar Garzón, que muy posiblemente le cueste su cargo de juez, básicamente por haber iniciado actuaciones encaminadas a investigar los crímenes del franquismo.

Como contrapartida ayer, al domicilio del ciudadano Fraga, se acerco el rey y la reina, el obispo de Madrid oficio una misa privada en su casa y decenas de políticos "ilustres" se pasaron a dar el pésame.

Todo muy significativo, Franco murió, los suyos van muriendo, menos mal que la vida sí hace justicia aunque sea despacio, pero lo dejó todo atado y bien y atado, y en consecuencia el franquismo está más vivo que nunca.

Ciertamente no entiendo que pintaban Blanco y Rubalcaba en ese velatorio, salvo que como en "Charada", llevaran una aguja para comprobar que estaba real y definitivamente muerto.

En definitiva, otro franquista que muere en su cama y recibe honores de "hombre de Estado, mientras que las víctimas del franquismo que yacen de forma pseudoanonima en las cunetas no pueden ni ser mentados.

Un Saludo desde Murcia, Futuro Manantial Hispánico de Agua Desalada